• (+34) 621062643

Cómo enseñar a tu cachorro a hacer sus necesidades donde tú quieres

Estás aquí:
< Volver

Enseñar a un cachorro a hacer sus necesidades en un lugar concreto es fundamental para evitar problemas en el futuro. Sin embargo, muchos propietarios tenéis dudas sobre cómo conseguirlo. Aquí va una explicación sencilla para ayudaros.

Enseñar a un cachorro: ¿hasta dónde podemos exigir?

Antes de empezar con las pautas básicas, me gustaría añadir una explicación corta sobre cómo funciona la conducta de eliminación (orinar y defecar) en los cachorros:

De las 3 a las 8 semanas de vida es cuando los perros aprenden a salir del nido para hacer sus necesidades. Hasta entonces, orinan y defecan dentro y la madre ingiere los deshechos como método de limpieza y para evitar dejar rastros que puedan atraer a posibles predadores (este comportamiento es herencia del lobo).

A partir de las 8 semanas es cuando los cachorros desarrollan lo que se denomina “preferencia de sustrato”, algo que, como veréis a continuación, es muy importante.

Desarrollar una preferencia de sustrato quiere decir aprender a orinar y defecar sobre una superficie de un material concreto. Por lo tanto:

Alrededor de las 8 semanas es el momento idóneo para enseñar a un perro a hacer sus necesidades en un lugar concreto.

Los perros que no aprenden a distinguir sustratos porque no tienen oportunidad de hacerlo –por ejemplo los cachorros que venden en algunas tiendas y que se encuentran encerrados en una jaula durante la 8ª semana de vida en adelante- son perros muy problemáticos después, que orinan y defecan por todas partes sin saber distinguir qué lugares son indicados para hacerlo y cuáles no.

Ahora bien, ¿cómo enseñar a un cachorro y conseguir que esa preferencia se oriente hacia las superficies y lugares que nosotros deseamos?

Enseñar a un cachorro a hacer sus necesidades en un lugar concreto: pasos básicos

1- SUPERVISIÓN: Hay que acompañar al cachorro al lugar donde queremos que orine o defeque con una frecuencia que se adapte a sus necesidades. Para no ser demasiado exigentes, debemos aplicar el siguiente principio:

Se ha estudiado que un cachorro es capaz de aguantar sin orinar o defecar un número de horas igual a los meses que tiene, más una. Eso quiere decir que, para un perro de dos meses, por ejemplo, deberíamos hacer la siguiente suma:

2 meses + 1h = 3 horas

Para uno de tres:

3 meses + 1h = 4 horas

Y así sucesivamente.

¡No podemos pedir un control voluntario total hasta que el perro tiene entre cinco y seis meses!

2. ANTICIPACIÓN: Además de llevarlo a orinar y defecar cada X horas, deberemos anticiparnos. El cachorro tendrá ganas de eliminar, sobre todo:

– Después de dormir

– Después de comer

– Después de jugar

Habrá que acompañarlo al lugar adecuado tras esas tres acciones.

La idea es intentar que el cachorro se “equivoque” y elimine donde no corresponde el menor número de veces posible. Hay que conseguir que casi siempre acierte porque, cuando lo haga, recibirá un premio y eso reforzará la conducta.

3. PREMIO: Cuando el cachorro elimine en el lugar apropiado, lo premiaremos. Hay que ser efusivos: felicitémosle con caricias y verbalmente y, si queremos, añadiendo un premio comestible indicado para cachorros.

4. POR LA NOCHE: Probablemente, el cachorro no podrá aguantar toda la noche sin eliminar, así que habrá que habilitar una zona restringida con papel de diario a la que pueda acceder mientras nosotros dormimos.

Si el animal duerme en la cocina, por ejemplo, colocaremos su cama, mantita, algún juguete y lo que queramos que tenga al alcance y cubriremos el resto del suelo con papel. Poco a poco, y a medida que el perro se acostumbre a usar el diario, iremos reduciendo la superficie cubierta de periódico.

Además, durante la noche será recomendable:

– Restringir el agua (siempre que nuestro veterinario no nos indique lo contrario).

– Darle de cenar al cachorro entre tres y cinco horas antes de ir a dormir.

5. OTRAS COSAS IMPORTANTES:

– Mantener una rutina: el cachorro tiene que poder preveer cuándo podrá orinar o defecar. Si le impedimos el acceso a la zona de papel de periódico, o si no lo acompañamos allí en los momentos de mayor probabilidad de eliminación, quizás opte por hacer sus necesidades en cualquier otro sitio.

 NO CASTIGAR: castigando, podríamos tener luego problemas de muchos tipos (que el cachorro nos coja miedo, que se acostumbre a responder al castigo con agresividad, que entienda que no puede orinar o defecar en nuestra presencia porque le vamos a reñir y, entonces, cuando salgamos con él a la calle tampoco quiera hacerlo si estamos delante…). En cualquier caso, el castigo no es necesario. Los cachorros aprenden rápido y sólo hay que tener un poco de paciencia.

 Nunca utilizar lejía y limpiar con detergentes no enzimáticos: la lejía es un detergente amoniacal (el orín contiene amoniaco) y los perros, al olerlo, pueden querer orinar encima.

Bueno, espero haber dado algunas pautas que puedan serviros si tenéis un cachorro al que enseñar. Pensad que se necesita constancia y paciencia, pero siguiendo estos consejos aprenderá con facilidad.

Fuente: simiperrohablara.com

¿Nos ayudas a ayudar más?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies